Los primeros filósofos conocían las ventajas de tener un bonito jardín. Y es que en nuestro jardín confluyen pensamiento, ética y estética. Tanto con el mantenimiento de los jardines clásicos, como con el mantenimiento de jardines en Almería actuales, todos deberíamos querer hacer del espacio natural de nuestro hogar un bello lugar.

Epicuro, un pensador griego hedonista, fundó su escuela en un jardín lejos de la ciudad. Tanto él como sus discípulos fueron llamados "filósofos del jardín", pues dedicaron su vida a cuidarlo y mantenerlo. Para ellos, la reflexión filosófica era inseparable de la jardinería. Porque cuidar un jardín significa trabajar con la tierra, alejarse del bullicio de la ciudad y de la gente, y llevar una vida virtuosa. Y, sobre todo, igualarnos entre nosotros. Epicuro fue el primero que aceptó en su escuela a mujeres y a esclavos, algo inusual para la época. Es lógico: pronto los "filósofos del jardín" se dieron cuenta de que, a la hora de trabajar la tierra, todo el mundo es igual, y no hay privilegios en función de lo rico que seas, de tu estatus o de tu género.

La estética de su pequeño edén debía ser impecable, porque no hay nada más placentero que la contemplación de la belleza. Los hedonistas creían que la felicidad se encuentra en el placer. Y el placer más bonito al que podemos aspirar se da en el cuidado de la tierra, en las plantas, en las flores... Esto también se repite con el mantenimiento de jardines en Almería.

Epicuro nos ha dejado grandes lecciones, pero tal vez la más interesante sea que, para ser feliz, todo el mundo debería tener y cuidar su propio jardín. En Japimasa creemos en esta filosofía del jardín y por eso somos profesionales indiscutibles en su mantenimiento. Te animamos a que cuentes con nosotros si quieres cuidar tu jardín como los primeros filósofos.